Si no tenemos una correcta higiene, o no asistimos a nuestra consulta con el dentista regularmente, pueden aparecer distintas enfermedades o problemas bucales, desde los más leves y/o comunes hasta  aquellos que no se ven a diario, pero que pueden poner en riesgo tu salud.

Hoy vamos a hablar de 3 niveles de problemas dentales.

Escrito por Dra Angela Encinas

El Iceberg de los problemas dentales

Primer nivel

  1. Las caries: Este es el problema dental más común que hay. Estas se originan cuando las bacterias que hay en la boca se alimentan de los restos de comida que nos son removidos con un buen cepillado y liberan ácidos sobre tus dientes, dañándolos Esto sucede por acumulación de placa, resequedad en la boca o mala higiene bucal. Para solucionarlo se elimina la caries y el agujero es rellenado por un material de restauración, comúnmente resina, el cual le devuelve la forma y la estructura a la pieza dental.
  2. La Gingivitis: Es una enfermedad periodontal en etapa temprana y suele estar conectada a la mala higiene buco dental. Ocasiona que las encías se pongan enrojecidas e inflamadas, llegando incluso que lleguen a sangrar. Esto puede ser solucionado fácilmente con un Destartraje y una profilaxis dental o limpieza bucal profesional realizada por tu dentista de confianza.
  3. La Halitosis: También conocida como “mal aliento crónico” puede ser ocasionada por problemas dentales como: infecciones, resequedad bucal, fumar o algunas otras enfermedades crónicas. Para poder solucionar este problema es importante identificar la causa y de esta manera solucionarlo con tu dentista o con tu doctor de confianza, en caso de que lo que este ocasionándolo tenga un origen no dental.  
  4. Hiperplasia del esmalte: Comúnmente llamadas “manchas blancas en los dientes” suele originarse por 2 motivos usualmente, desmineralización del esmalte dental que puede ser originado por falta de calcio en el organismo como una mala higiene dental, o un exceso de flúor en los dientes (fluorosis). Estas son usualmente tratadas con micro abrasión cuando son superficiales, es decir, pulir la capa externa de los dientes para removerlas o, en caso de que estén más profundas, con carillas dentales.
  5. Recesión gingival: Es cuando el margen de la encía se aleja de la corona del diente y deja partes del diente que no están hechas para soportar la exposición a bacterias, cambios de temperatura, ácidos y azúcares. Esto puede llevar a la hipersensibilidad al frio y al calor, caries, desgastes de la raíz dental y problemas estéticos. Eso suele pasar debido a acumulación de sarro, prótesis mal ajustadas, enfermedad de las encías, cepillado dental muy agresivo o realizado incorrectamente, también por genética. Estos suelen tratarse en primer lugar solucionando el problema que las está ocasionando y luego se repara con injertos de encía para recuperar el área que se ha perdido.

Segundo nivel

  1. Periodontitis: También llamada enfermedad de las encías, es una infección más grave de las encías que daña el tejido blando y puede terminar destruyendo el hueso que sostiene los dientes. Suele originarse por una mala higiene bucal, genética, el uso de tabaco o fumar, ciertos medicamentos y enfermedades. Esto se puede tratar con tratamientos no quirúrgicos como un raspado  o alisado de la raíz del diente junto con antibióticos. En algunos casos se deben realizar  procedimientos quirúrgicos cuando es necesario como injertos óseos o de tejido blando.
  2. Absceso Periapical: Un absceso dental es la acumulación de bacterias causada por una infección de la pulpa dental comúnmente. suele ser ocasionado por una caries no tratada. Los abscesos son tratados drenándolos y eliminando la infección con una endodoncia o tratamiento del conducto adicionando el uso de antibióticos. Dejar un absceso sin tratar puede hacer que al final se requiera e tratamientos más invasivos como la extracción del diente o pueda terminar en consecuencias muchos más graves.
  3. Apiñamiento: Se presenta cuando no hay suficiente espacio en el maxilar para albergar todas las piezas dentales. El motivo más común es la genética, pero también puede presentarse por malos hábitos durante la niñez o la perdida prematura de dientes de leche. La aparición de las muelas del juicio también puede hacer que los dientes se empiecen a apiñar.
  4. Bruxismo: Con este término es que se conoce al apretamiento o rechinar los dientes. Esto se puede producir de día o de noche de manera inconsciente al dormir. Consiste en apretar fuertemente los dientes y moverlos de atrás hacia adelante. Esto se puede ocasionar por problemas de estrés, mala alineación dental, malos hábitos de sueño mala postura entre otros. Esto hace que los dientes se empiecen a desgastar, dejando al descubierto áreas internas del diente que pueden ocasionar sensibilidad dental y hasta la caída de los dientes. Generalmente se usan férulas dentales para solucionar este problema, cubriendo los dientes para evitar su contacto, sin embargo es importante encontrar la causa de este problema para poder darle una solución definitiva.
  5. Agenesia dental: Se le denomina así a la ausencia de un diente, porque nunca llegó a desarrollarse ni nacer. Esta condición es algo con lo que se nace, puede ser por un factor hereditario o por cierta evolución morfológica o alteración cromosómica. Generalmente se les vincula a cuestiones estéticas, pero esta condición puede afectar la funcionalidad de nuestra boca para masticar o hablar, ya que la existencia de espacios dentales provoca posiciones anómalas en el resto de la boca. Este espacio vacío suele ser corregido con el uso de ortodoncia, colocación de implantes dentales o puentes que ocupen el espacio.

Tercer nivel

  1. Celulitis odontogénica: Es un proceso inflamatorio agudo que se manifiesta de formas muy diferentes con una escala variable del cuadro clínico que pueden desarrollar complicaciones que lleven al paciente a un estado crítico poniendo en riesgo su vida. Usualmente la celulitis es tratada con el uso de antibióticos durante unos días para tratar la infección, en algunos casos, también en necesario que se realice un drenado del área afectada, para que pueda empezar a bajar la infección y el paciente empiece a sentir alivio.
  2. Comunicación bucosinusal: Es una complicación quirúrgica que se caracteriza por la pérdida de los tejidos duros y blandos que separan a la boca de los senos nasales , provocando la presencia de una solución de continuidad entre ambos, que suele ser bastante peligroso para el paciente. Esta complicación es tratada de manera quirúrgica realizando el sellado de la zona mediante suturas para intentar cerrar esa comunicación, pero va a depender mucho del grado de complejidad de la lesión.
  3. Fractura o luxación de la mandíbula: La fractura es una rotura del hueso de la mandíbula. La luxación significa que la parte inferior de la mandíbula se ha salido de su posición normal en una o en ambas articulaciones donde esta se conecta con el cráneo. Las complicaciones que estas pueden producir son: sangrado, infección en la mandíbula o en la cara, dolor hinchazón, problemas con la alineación de los dientes y hasta obstrucción de las vías respiratorias. Para la fractura el tratamiento depende de la gravedad de la misma, si es una menor puede sanar por si sola y solo necesite analgésicos y una dieta blanda, pero en caso de que sea más grave se puede sujetar la mandíbula a los dientes del maxilar superior con alambres para mantenerla estable a medida que sana durante 6 u 8 semanas. En caso de una luxación es posible que el médico sea capaz de reubicarla en la posición correcta utilizando los pulgares. Tal vez sea necesarios también  anestésicos y relajantes musculares para facilitar esto. Posteriormente es posible que requiera una venda para evitar que la boca se abra demasiado. Suele recuperarse con el tratamiento adecuado, pero te puede dejar susceptible a volver a sufrir una luxación, en este caso deberías informar a tu dentista cada vez que vayas a realizarte un tratamiento dental.
  4. Cáncer bucal: Se denomina cáncer de boca a este que se desarrolla en cualquiera de las partes que componen la misma, como: los labios, encías, lengua, paladar y piso de boca. Existen  factores que pueden aumentar el riesgo de aparición de cáncer bucal, como: el hábito de fumar cigarrillos o tabacos, consumo excesivo de bebidas alcohólicas, exposición excesiva al sol, enfermedades como virus del papiloma humano (VPH) que se transmite por contacto sexual .

Entre los signos y síntomas del cáncer de boca se pueden incluir los siguientes:

  • Llaga en los labios o la boca que no cicatriza
  • Un parche blanco o rojizo en la parte interna de la boca
  • Dientes flojos
  • Un crecimiento o protuberancia dentro de la boca
  • Dolor bucal o de oído
  • Dificultad o dolor al tragar

Si observas algunos de estos signos o síntomas persistentemente o que duren más de dos semanas va a ser muy importante una consulta con tu médico o dentista. Es posible que tu médico investigue, en primera instancia, otras causas más frecuentes, como una infección, antes de tener que alarmarse.

 

En cualquiera de los casos la primera opción es visitar a el especialista para dar con el diagnóstico correcto y de esta manera encontrar el tratamiento más adecuado a tiempo, esto podrá ayudarte a mantener una buena salud bucal y cuidar tu salud en general.  

Para cualquier consulta puedes contactarnos o visitar nuestra clínica dental en Av. Antonio José de Sucre 538, Magdalena del Mar 15086

Saludos de tus amigos de COT DENT, Los mejores dentistas de Lima

Móvil

Clínica Dental en Lima. Los Mejores Dentistas a tu servicio | Direción: Av. Antonio José de Sucre 538, Magdalena del Mar,

Horarios

Lunes– Viernes 08:00AM – 19:00PM

Refrigerio 13:00pm  – 14:00pm

Sábados 08:00AM – 14:00PM

Ubicación

 

 

Direción: Av. Antonio   José de Sucre 538, Magdalena del Mar,

Reserva tu Cita

Telf.: 01 263 49 10

Mapa